El expresidente Donald Trump dispone solo de una semana para entregarse para ser fichado en la prisión de Fulton (Georgia), a la que deberá acudir tras haber sido imputado por manipular presuntamente los resultados electorales en este estado.A diferencia de en los tres procesos previos, en los que a Trump le leyeron los cargos en tres juzgados (en Nueva York, Miami y Washington DC), esta vez el expresidente y las otras 18 personas imputadas tendrán que someterse a este procedimiento en la cárcel del condado de Fulton.Puesto que el centro penitenciario permanece abierto las 24 horas del día, apuntó esta semana la oficina del alguacil, los acusados podrían hacerlo en cualquier momento, antes de que se cumpla la fecha estipulada por la fiscal Fani Willis, el 25 de agosto.

Allí se les leerán los cargos y, previsiblemente, se les tomarán las huellas, y se les hará la foto policial.Trump no ha dado pistas sobre cuándo se presentará y en las últimas horas anunció la cancelación de una rueda de prensa que iba a celebrarse el lunes, en la que iba a presentar un informe “grande, complejo, detallado, pero irrefutable” sobre “el fraude electoral presidencial que tuvo lugar en Georgia“.El expresidente decidió cancelarla porque sus abogados tienen que dedicarse a “luchar para desestimar la acusación” y prefieren presentar dicho informe de manera oficial durante el proceso en su contra, explicó.Por otro lado, la oficina del sheriff del condado de Fulton confirmó el jueves que está investigando las amenazas que han sufrido los miembros del gran jurado que decidió imputar a Trump y la publicación, a través de redes sociales, de datos personales de los mismos.En un comunicado aseguraron que están rastreando “el origen de las amenazas” y que están trabajando garantizar “la seguridad de las personas que cumplieron con su deber cívico” y afirmaron que toman “muy en serio” cualquier “amenaza creíble”.