Social Navigation

Legendario discurso de Martin Luther King cumple 60 años

Sin Categoria

60 años después de su icónico discurso en Washington DC, las palabras del activista por los derechos civiles de los afroestadounidenses siguen teniendo un impacto incomparable hoy.

«Tengo un sueño de que mis cuatro pequeños hijos vivan algún día en una nación en la que no se les juzgue por el color de su piel, sino por la esencia de su carácter. Hoy tengo un sueño…» Estas palabras del discurso pronunciado por Martin Luther King Jr. en la escalinata del Lincoln Memorial de Washington,  el 28 de agosto de 1963 siguen resonando 55 años después de su muerte (el 4 de abril de 1968). El discurso forma parte de la educación escolar. Es objeto de estudio de universidades y documentales. Ha sido citado lo mismo por el  expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, que por la música de artistas como Michael Jackson o el rapero Common. «I have a dream» fue un discurso de un poder explosivo duradero.No fueron sólo las palabras las que influyeron en la población, asegura el activista por los derechos civiles John Lewis, que también se dirigió al público en Washington el mismo día. En una entrevista con la cadena de televisión PBS, el hoy congresista dijo que se debió al carisma único del propio Martin Luther King Jr.»A través de sus palabras, el Dr. King iluminó, inspiró e informó no sólo a las personas que estaban allí, sino a todos los estadounidenses, a las generaciones de entonces y a las posteriores.

Entrelaza citas bíblicas con textos patrióticos

El hombre que personificó el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos era un orador brillante y utilizaba sus palabras con habilidad para lograr el efecto deseado en el público. Al entrelazar citas bíblicas con textos de himnos patrióticos estadounidenses, King creó su propio estilo lingüístico.

Ya tras su detención en el estado de Alabama por desobediencia civil, escribió su «Carta desde la cárcel de Birmingham», el 16 de abril de 1963, donde se lee: «Al igual que los profetas del siglo VIII a.C. dejaron su tierra y llevaron la palabra de Dios mucho más allá de los confines de sus pueblos de origen, y al igual que San Pablo dejó su ciudad de Tarso y llevó la palabra de Cristo hasta los confines del mundo greco-romano, yo también estoy impelido a llevar la palabra de la libertad más allá de mi ciudad. Como Pablo, debo responder constantemente a las peticiones de ayuda de los macedonios». 

Las habilidades retóricas de Martin Luther King Jr. eran tan poderosas que inmediatamente después de pronunciar su discurso en el Monumento a Lincoln, el activista por los derechos civiles aterrizó en el radar de la Oficina Federal de Investigación de Estados Unidos (FBI) como una persona a quien había que observar de cerca. 

Hoy, la retórica de King es objeto de estudios universitarios. Fueron las palabras adecuadas para el público adecuado en el momento adecuado. Un documento que no pierde vigencia.

Un discurso profético

Como dijo Deval Patrick, el primer gobernador negro del estado de Massachusetts y el segundo gobernador negro elegido en la historia de Estados Unidos: «El discurso fue profético en su tiempo, como lo fueron muchos de los discursos de King. Son intemporales y poéticos, un reto y, para nosotros, un incentivo».

Desde principios de año, una estatua de bronce de seis metros de altura conmemora a Martin Luther King Jr. en Boston, la ciudad donde se doctoró en teología y conoció a su esposa Coretta Scott King. El Embrace Memorial es el mayor monumento a los derechos civiles de Estados Unidos; se diseñó a partir de una fotografía histórica tomada en 1964, cuando King recibió la noticia de que iba a recibir el Premio Nobel de la Paz y cayó en brazos de su esposa Coretta. En la inauguración del monumento, la multitud coreó: «¡Alegría negra! ¡Amor negro en el parque más antiguo del país!».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *