Social Navigation

Cuenta regresiva en Morena: concluye el levantamiento de la encuesta presidencial y comienza el conteo de boletas

Sin Categoria

El partido en el Gobierno se ha dado 24 horas para revisar las papeletas en las que una muestra de ciudadanos contestó a qué ‘corcholata’ prefiere como candidato o candidata presidencial

Morena atraviesa momentos cruciales. El partido en el Gobierno ha concluido el levantamiento de la encuesta con la que definirá quién será su candidato o candidata presidencial para hacer frente en 2024 a la oposición, que ya definió en días previos que lanzará al ruedo a la senadora Xóchitl Gálvez. El dirigente de Morena, Mario Delgado, ha informado de que a las 16.00 horas de este martes comenzará la revisión de las urnas que contienen las boletas en las que unos 12.500 ciudadanos marcaron —como si se tratara de una elección en sí— a quién de entre todos los aspirantes del oficialismo prefieren para abanderar el movimiento de Andrés Manuel López Obrador el año próximo. La gran mayoría de las encuestas publicadas hasta ahora señala que se tratará de una contienda entre dos corcholatas: la exjefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y el exsecretario de Exteriores Marcelo Ebrard.

Los paquetes con las urnas han sido trasladados de una bóveda de seguridad de Tameme, una empresa de resguardo de valores, a un salón del World Trade Center, en Ciudad de México, donde se hará el procesamiento de la información. Allí también, mañana a las 17.00 horas, la dirigencia del partido comunicará el resultado oficial a los contendientes. Además de Sheinbaum y Ebrard, están convocados el exsecretario de Gobernación Adán Augusto López, el senador Ricardo Monreal, el diputado Gerardo Fernández Noroña y el senador Manuel Velasco. El resultado será inapelable.

Delgado ha explicado que, al margen de algunos incidentes reportados a lo largo de los seis días que duró el levantamiento, se logró aplicar las encuestas en el 98% de las secciones definidas como parte de la muestra. La Comisión de Encuestas de Morena aplicó una parte de los cuestionarios. Otras cuatro firmas privadas, contratadas expresamente, hicieron “encuestas espejo” siguiendo la metodología y reglas definidas por el partido. Esas mediciones ya fueron entregadas a la dirigencia de Morena.

La pregunta de la papeleta, referente a quién prefiere la gente como candidato o candidata presidencial, es la más importante del cuestionario (vale el 75% del total) y será definitoria. La atención de todos los representantes de las corcholatas estará centrada en ese conteo. Delgado ha explicado que en el WTC se instalarán cinco mesas para hacer la revisión de las urnas, con la participación de funcionarios del partido, representantes de las firmas demoscópicas y voceros de los aspirantes. “En cada mesa habrá dos representantes de cada aspirante, para que vean la boleta, revisen la firma de su representante, se revise con luz ultravioleta (nunca les dijimos que tenía esta medida de seguridad); se va a revisar el acta, la hora del inicio de levantamiento, a la hora que cerraron el levantamiento, el número de folio único para cada levantamiento también podrá ser verificado; se tendrá que verificar la integridad de la urna, que venga perfectamente sellada, que no haya sido violada”, ha explicado en una entrevista con medios.

Delgado ha asegurado que en dichas mesas de control únicamente se revisará la legalidad de las urnas y de las boletas, sin que los voceros de las corcholatas puedan conocer el sentido de los votos, para evitar filtraciones. “No hay resultados parciales, ni hay manera de que se sepa el resultado antes, por una razón: porque se va a hacer la revisión, pero en esta revisión no se muestra el sentido de cada boleta. Es decir, los representantes de los aspirantes pueden ver la boleta, pero por atrás nada más, donde está el folio y donde están las firmas. No pueden ver la intención que viene contenida en cada boleta”, ha explicado.

El dirigente morenista ha afirmado que el conteo formal de las respuestas está reservado para las empresas privadas, que harán la captura de los votos en solitario, únicamente supervisados por un escrutador designado por el partido y que actuará de manera imparcial. El conteo también será videograbado, a manera de respaldo. “Entonces, todo el proceso de revisión, auditoría y demás están a cargo de los representantes de los aspirantes, boleta por boleta. Pero ya en la captura de la intención del voto, eso ya es responsabilidad de la empresa. ¿Por qué? Porque esto no es un conteo rápido, no es una votación, es una encuesta”, ha señalado Delgado.

La corcholata ganadora será arropada en un evento con la plana mayor del partido el próximo domingo, en una sesión del Consejo Nacional. Quien gane también recibirá, simbólicamente, el “bastón de mando” del movimiento izquierdista de manos del presidente López Obrador, aunque de esto no hay fechas ni se conoce en qué términos será la cesión de la herencia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *